¿Estoy en Riesgo?

¿Le preocupa padecer déficit de hierro? Cualquier persona, independientemente de la edad que tenga, puede padecer déficit de hierro. Sin embargo, algunas enfermedades prolongadas y ciertos estilos de vida pueden favorecer su aparición. Entre estas se incluyen las enfermedades que pueden provocar pérdidas de sangre, ya que aumentan la cantidad de hierro que necesita el organismo, o limitan la ingesta de alimentos ricos en hierro y afectan cómo el cuerpo absorbe el hierro de los alimentos.

Haga clic en los iconos de más abajo para obtener más información sobre cada enfermedad: cómo pueden afectar a sus niveles de hierro, los síntomas que pueden provocar y cómo puede ayudarle su médico. Al hacer clic en el icono de la enfermedad inflamatoria intestinal, será redirigido al apartado de la página web que proporciona información detallada para los pacientes con esta enfermedad.

INSUFICIENCIA CARDIACA CRÓNICA

La insuficiencia cardiaca se produce cuando el corazón está dañado o debilitado y no puede bombear suficiente sangre al cuerpo. Alrededor del 50% de los pacientes con insuficiencia cardiaca padecen algún tipo de déficit de hierro, con o sin anemia. Existen muchas razones por las que una persona puede padecer ferropenia al sufrir insuficiencia cardiaca crónica, ya que puede afectar a numerosos órganos. Uno de los más afectados es el intestino, lugar donde el hierro se absorbe y se incorpora al torrente sanguíneo. Las interacciones farmacológicas pueden alterar la absorción de hierro en el intestino e incluso algunos medicamentos pueden provocar derrames internos.

Enfermedad Celíaca

La celiaquía es una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca al intestino cuando se ingiere gluten. El gluten se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. Esto puede provocar daños o inflamación en el intestino, haciendo que se absorba menos hierro y nutrientes procedentes de los alimentos. La celiaquía puede causar sangrados en el tracto gastrointestinal y, por lo tanto, aumentar la pérdida de hierro en el organismo. Padecer esta enfermedad también aumenta las posibilidades de que exista un déficit de hierro e, incluso, es posible que se le detectara esta falta de hierro antes de diagnosticar la celiaquía.

Enfermedad Renal Crónica

La enfermedad renal crónica se produce cuando los riñones se encuentran dañados o existe una pérdida de la función renal durante más de tres meses. Algunos factores implican mayor riesgo de padecer déficit de hierro, se encuentre o no el paciente en diálisis. Hasta la mitad de los pacientes con esta enfermedad en estadio 2-5 presentan algún tipo de déficit de hierro. Entre las causas generales se incluye la frecuencia de análisis de sangre, una ingesta reducida de alimentos ricos en hierro y la inflamación. Además de estas causas, el tratamiento con agentes estimuladores de la eritropoyesis y/o la diálisis de forma regular pueden aumentar el riesgo de padecerlo.

Cirugía Bariátrica

Si le han intervenido de cirugía bariátrica para ayudar a controlar su peso, es posible volver a sentirse exhausto día tras día, semanas después de que se haya recuperado de la operación. Una posible causa de esta fatiga es el déficit de hierro.

Oncología

Tanto el cáncer en sí mismo como algunos de los tratamientos empleados para combatirlo pueden provocar déficit de hierro y/o anemia. Entre el 30 y el 40% de los pacientes con cáncer de cualquier tipo lo presentan. Las causas dependerán del tipo de cáncer que sufra el paciente. El cáncer gastrointestinal y el colorrectal pueden provocar pérdidas de sangre, y otros tipos de cáncer que empiezan o se extienden a la médula ósea pueden invadir espacio que normalmente se utilizaría para la producción de glóbulos rojos. La quimioterapia también puede provocar anemia al suprimir la producción de estos glóbulos en la médula ósea.

ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Por enfermedad inflamatoria intestinal (Ell) se entienden una serie de enfermedades a largo plazo relacionadas con la inflamación de algunas zonas del intestino. Las dos manifestaciones más comunes son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Hasta el 76% de los pacientes con Ell puede sufrir anemia por déficit de hierro debido a los sangrados internos prolongados en el intestino, a la absorción reducida de hierro procedentes de los alimentos y al consumo limitado de alimentos ricos en hierro. Al igual que el déficit de hierro, la Ell puede provocar anemia por otros motivos.

Otros Factores

Existen otras enfermedades asociadas al déficit de hierro que también se especifican en esta página. Por ejemplo, la artritis reumatoide (AR), el síndrome de las piernas inquietas (SPI) y algunas dietas (vegetariana o vegana), pueden aumentar el riesgo de padecer estas deficiencias. Aquí encontrarás información más detallada sobre cada una de ellas.