Más síntomas del déficit de hierro

Algunos de los síntomas más característicos de la ferropenia son la fatiga, el dolor de cabeza y la irritabilidad,1-2 aunque no son los únicos. Puede sufrir varios síntomas al mismo tiempo, con el  Explorador de síntomas podrá conocer cómo el déficit de hierro afecta a otras zonas de nuestro cuerpo.

Además de la fatiga, existen otros síntomas típicos de la ferropenia, como:

Palidez

La hemoglobina tiene un pigmento rojizo, por lo que si padece déficit de hierro y tiene menos hemoglobina de la habitual en la sangre, su piel tendrá un tono más pálido. Aunque todo el cuerpo palidece con el déficit de hemoglobina, en algunas personas es más perceptible en el rostro, las uñas, el interior de la boca y los párpados. Si estira su párpado inferior hacia abajo, el color del interior debería ser de un rojo intenso. De no ser así y si es más similar a un color melocotón muy pálido o amarillento, puede ser un indicador de que padece déficit de hierro o anemia por déficit de hierro.


Dificultad para respirar y palpitaciones4

Cuando practica ejercicio, es habitual sentir dificultad para respirar y palpitaciones,4 ya que su cuerpo demanda más oxígeno. Si sufre ferropenia, su sangre no dispondrá de la cantidad de oxígeno necesaria para que sus músculos lleven a cabo actividades normales, como caminar. Para solucionarlo, su cuerpo aumentará la frecuencia respiratoria y cardíaca, con el fin de obtener más oxígeno y favorecer el movimiento del oxígeno en el organismo.


Úlceras en la lengua o sequedad bucal5

El déficit de hierro puede afectar a la superficie de la lengua, haciendo que aparezcan úlceras sin ningún motivo. Puede experimentar sequedad bucal incluso si ha bebido suficiente líquido.


Grietas en las comisuras de los labios7

El déficit de hierro puede provocar la aparición de dolorosas grietas, con un aspecto rojo y escamoso, en las comisuras de los labios. La sensación resulta más desagradable que cuando los labios se agrietan por el frío.


Úlceras en la boca6

Estas lesiones bucales se manifiestan como ampollas de color blanco en el interior de la boca. Existen diversos motivos por los que puede tener úlceras bucales, como mordeduras en el interior de la boca, estrés o agotamiento, una de estas causas puede ser la ferropenia.


Intolerancia al frío o manos y pies fríos7

Si siente frío con facilidad o suele tener las manos o los pies fríos, incluso cuando la temperatura a su alrededor es cálida, es posible que su sangre no transporte el suficiente oxígeno a sus extremidades. Eso podría deberse al déficit de hierro.


Antojo de comer sustancias no comestibles8,9

Tener antojos de algunos alimentos es normal de vez en cuando, especialmente durante el embarazo. Sin embargo, si tiene antojo de comer hielo o sustancias no comestibles, como barro, tierra o ceniza, puede ser signo de que padece ferropenia. Este trastorno alimenticio se conoce también como “pica”. Si consume hielo habitualmente, debe acudir a su dentista, ya que masticarlo de manera continuada puede dañar los dientes.


Síndrome de las piernas inquietas10,11

Este síndrome provoca la irrefrenable necesidad de mover las piernas mientras se descansa como, por ejemplo, cuando está tumbado en la cama. Esta extraña sensación desaparece cuando se mueven las piernas. Es posible padecer este síndrome sin sufrir ferropenia, pero el déficit de hierro multiplica por nueve la posibilidad de manifestar el síndrome de las piernas inquietas frente al resto de la población.


Pérdida de cabello12,13

Es habitual perder cabello cuando se lava o se peina, pero si pierde mechones o más cantidad de lo normal, puede deberse al déficit hierro. Aumentando sus niveles de hierro, es probable detener o reducir la pérdida de cabello.


Uñas quebradizas14 o coiloniquia15

Las uñas quebradizas se rompen y se agrietan con facilidad. Tener las manos en contacto con el agua durante mucho tiempo o algunas lacas de uñas puede provocar esta dolencia, pero también puede ser un síntoma de la ferropenia. Otro signo del déficit de hierro es la coiloniquia, que consiste en el hundimiento del centro de las uñas y la elevación de sus bordes, dando lugar a una apariencia similar a una cuchara.


Dolor de cabeza16

Los dolores de cabeza pueden ser síntomas de muchísimas dolencias, como resfriados, deshidratación, problemas de vista, etc. Sin embargo, un dolor de cabeza constante puede ser causado por déficit de hierro.


Ser más propenso a padecer infecciones17

El hierro es fundamental para mantener sano el sistema inmunitario, por lo que si contrae más infecciones de lo habitual, como resfriados, puede ser una señal de ferropenia.


Mareos,12,18,19 irritabilidad20-22 y pérdida de concentración22-24

Si se siente irritable, mareado o pierde la concentración con facilidad, puede padecer déficit de hierro. El hierro facilita el transporte del oxígeno por la sangre a través del organismo, por lo que puede sentirse irritable o mareado debido a que el cerebro no recibe suficiente oxígeno.


No se diagnostique a sí mismo, acuda a su médico.

Si experimenta algunos de los síntomas descritos con anterioridad, o está preocupado por su salud, es muy importante que acuda a su médico para descubrir si padece déficit de hierro o si los síntomas corresponden con otra enfermedad.